resep kue

EL POTENCIAL “EN MOVIMIENTO” DEL COMERCIO JUSTO LATINOAMERICANO



Marco Coscione


_______________________________________________________________________

Resumen

Las ciencias sociales de la región no suelen considerar el comercio justo en sus estudios sobre los nuevos movimientos sociales. Tampoco le dan suficiente espacio en los análisis sobre las experiencias de economía solidaria que se desarrollan desde México hasta el Cono Sur. Sin embargo, el movimiento por un comercio justo lleva casi siete décadas tejiendo redes solidarias tanto a nivel internacional, entre países del Sur y países del Norte, como a nivel continental, nacional y local. Desde sus comienzos ha recorrido varios caminos y englobado visiones distintas (a menudo contrapuestas) sobre las necesarias estrategias para ampliar los mercados justos y generar alianzas estratégicas para el desarrollo. En la actualidad, en un mundo caracterizado por distintas crisis globales, donde los países del Norte están cada vez más convulsionados y donde las propuestas más interesantes de alternativas “de y al” desarrollo sostenible nos llegan desde el Sur, los pequeños productores latinoamericanos de Comercio Justo certificado Fairtrade, representados por la Coordinadora Latinoamericana y del Caribe de Pequeños Productores de Comercio Justo (CLAC), están asumiendo un papel cada día más protagónico en la defensa de los principios originarios del movimiento y proponiendo nuevas perspectivas para su desarrollo: ya no solamente Norte-Sur, sino también Sur-Norte y Sur-Sur. En este artículo intentaré evidenciar los elementos que apoyan la idea del comercio justo latinoamericano como un nuevo movimiento social y, por tanto, la importancia que éste debería asumir dentro de las ciencias sociales de la región.


Palabra clave

Comercio Justo. La economía solidaria. Relaciones Norte-Sur. Ciencias Sociales.

_______________________________________________________________________

Resumo

As ciências sociais da região não costumam considerar o comércio justo em seus estudos sobre os novos movimentos sociais. Tampouco lhe dão suficiente espaço nas análises sobre as experiências de economia solidária que se desenvolvem desde o México até o Cone Sul. No entanto, há um movimento por um comércio justo leva quase sete décadas formando redes solidárias tanto no campo internacional, entre países do Sul e países do Norte, como a nível continental, nacional e local. Desde seu começo, tem percorrido vários caminhos e englobado visões distintas, muitas vezes contrárias, sobre as necessárias estratégias para ampliar os mercados justos e gerar alianças para o desenvolvimento. Na atualidade, em um mundo caracterizado por várias crises globais, onde os países do hemisfério Norte estão cada vez mais convulsionados E em que as propostas mais interessantes de alternativas “de e ao” desenvolvimento sustentável chegam do hemisfério Sul, os pequenos produtores latino-americanos de Comércio Justo com certificado Fairtrade, representados pela cooperação Latino-americana e do Caribe de Pequenos Produtores de Comércio Justo (CLAC), estão assumindo um papel com crescente protagonismo na defesa dos princípios originais do movimento e propondo novas perspectivas para seu desenvolvimento: já não apenas Norte Sul, mas também Sul-Norte. Neste artigo tentarei evidenciar os elementos que apoiam a ideia do comércio justo latino americano como um novo movimento social e, logo, a importância que este deveria assumir dentro das ciências sociais da região.


Palavras-chave

Comércio justo. Economia solidária. Relações sul-norte. Ciências Sociais.



Introducción

Las opiniones de los pioneros coinciden en que las primeras relaciones por un comercio con justicia entre el Norte y el Sur comenzaron concretamente hace más de sesenta años en los Estados Unidos, donde el Mennonite Central Commitee,1 con el programa Self Help Crafts (ahora Ten Thousand Villages),2 empezó a importar bordados desde Puerto Rico y donde, siempre a finales de los años cuarenta, SERRV International3 empezó a tejer relaciones comerciales con varias comunidades marginadas de los países del Sur y con grupos profundamente discriminados.

Dos décadas después, en 1964, se celebró en Ginebra el inicio de los trabajos de la UNCTAD (Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo), entidad intergubernamental permanente de la Asamblea General de la ONU, al interior de la cual los llamados países no alineados defendieron una visión de desarrollo alternativa, que iba más allá de la ayuda internacional. En los trabajos de la UNCTAD se difundieron las ideas claves de su fundador y primer secretario general, Raúl Prebisch, quien consideraba el subdesarrollo un claro legado del colonialismo y la consecuencia de los intercambios desiguales entre el Norte y el Sur.

Se iba perfilando la necesidad de construir un “Nuevo Orden Económico Internacional”, para revertir el proceso de empobrecimiento que los países menos adelantados seguían sufriendo a causa de la dependencia económica, tecnológica, financiera y cultural del Norte, del constante y creciente desequilibrio de las balanzas de pagos, así como a causa de la disminución de los precios de las materias primas que exportan con relación a los productos manufacturados que importan. El programa integrado de materias primas fue una de las primeras apuestas para la concretización de un posible nuevo orden: proponía una serie de acuerdos internacionales sobre diez bienes (café, cacao, té, azúcar, fibras duras, yute, algodón, caucho, cobre y estaño), con «un margen negociado de precios que pueda ser revisado regularmente de tal manera que los precios mínimos se mantengan en niveles que tengan una apropiada relación a la inflación mundial; y reservas, combinados con otras medidas, para defender el margen negociado de precios» (Hulugalle, 1977: 157).

Sin embargo, los acuerdos específicos entre los gobiernos (“desde arriba”) no siempre tuvieron éxito, y la idea de un nuevo orden fracasó rápidamente por la oposición de los países desarrollados y la poca cooperación Sur-Sur, con África y América Latina por un lado y Asia por el otro. A partir de ese momento, redes de ciudadanos, asociaciones u ONG, sobre todo en Europa y Estados Unidos, hicieron propio el lema de la UNCTAD (¡Trade not Aid!), empezando a importar productos artesanales directamente de los productores del Sur, sin pasar por intermediarios. Comenzaron a construir “desde abajo” redes comerciales justas y solidarias.

Desde la segunda mitad de los años ’60 se multiplican las tiendas y los programas de cooperación dedicados al comercio justo. A partir de la segunda mitad de los años ochenta, nacieron y se consolidaron organizaciones que trabajan casi exclusivamente y profesionalmente en ello, así como plataformas y redes continentales. Esos años fueron fundamentales también para América Latina, porque las experiencias de las organizaciones de productores se expanden a todo el continente. En poco tiempo, la región latinoamericana se transforma en el primer suplidor de productos certificados por la Fairtrade Labelling Organizations International (mejor conocida como FLO).4

Nacida con el objetivo de unificar los criterios entre las diferentes iniciativas nacionales y para mejorar la gestión de las relaciones entre los productores del Sur y los compradores del Norte, FLO se ha convertido en un enorme aparato burocrático donde priman intereses poco claros y, sobre todo, de corto plazo. La visión estratégica de esta organización, según los pequeños productores latinoamericanos, se ha alejado profundamente de los principios originarios del comercio justo, diluyendo sus estándares, ampliando de manera visible el espectro de acción del movimiento y englobando, en sus circuitos, actores que nada tienen (ni quieren tener) que ver con el movimiento social que busca reequilibrar las relaciones comerciales globales y de esta manera redistribuir las riquezas. Estamos hablando de actores como las multinacionales, los grandes supermercados globalizados o las plantaciones.



La cooptación del comercio justo por parte de actores transnacionales externos

Los primeros pasos del movimiento por un comercio justo se dieron en un periodo histórico (la segunda posguerra) durante el cual el sector agroindustrial incrementó enormemente la explotación de los terrenos y de los recursos naturales, intensificó el uso de químicos, y favoreció la concentración corporativa, la desregulación nacional y la producción masiva de productos estandarizados globalmente.5 Es la llamada «race to the bottom», la carrera hasta el fondo, una explotación con las peores consecuencias para los seres humanos y para la naturaleza.

Como subraya João Pedro Stedile, miembro de la Coordinación Nacional del Movimento dos Trabalhadores Rurais Sem Terra (MST), esta tendencia se agudizó en la fase del capital financiero globalizado (durante las tres últimas décadas) que, poco a poco, ha ido controlando el sector agropecuario a través de varios mecanismos:

    • con los excedentes del capital financiero, los grandes bancos han ido comprando medianas y grandes empresas del agro, acelerando la concentración en el sector: este creciente control oligopólico («ahora hay aproximadamente 50 grandes empresas transnacionales que controlan la mayor parte de la producción y del comercio agrícola mundial»)6 ha generado el alza de los precios de los alimentos, que ya no tenían que responder al valor del mercado sino a las pretensiones de ganancias y especulaciones de las empresas; «[…] the power of agribusinesses and global retail chains in supply chains has increased: the 10 leading food retailers control around a quarter of the $3.5 trillion world food market; just three companies (Cargill, Bunge and Archer Daniels Midland) control 90% of the world’s grain trade» (Fairtrade Foundation, 2009a: 2);

    • la dolarización de la economía mundial y las injustas reglas del mercado mundial (respaldadas por la OMC, el FMI y el BM)7 permitieron a las grandes transnacionales penetrar fácilmente en las economías nacionales, dominando los mercados de producción y el comercio de las commodities;

    • la dependencia del crédito bancario obligó a los pequeños y medianos a producir de manera «industrial», lo que los mismos bancos promueven para defender sus intereses y los de sus clientes.8

El desarrollo del agribusiness se profundizó durante las recientes crisis y provocó algunas de ellas. Para protegerse de la volatilidad de sus capitales, los grandes grupos económicos del Norte empezaron a invertir en activos fijos del Sur, como «tierra, minería, materias primas agrícolas, agua, territorios con alta biodiversidad, inversiones productivas y producción agrícola. Y también en el control de fuentes de energías renovables, sean las hidroeléctricas o las centrales de etanol» (ALAI, 2010: 2). El alza del precio del petróleo impulsó la producción de agrocombustibles, con la consiguiente deforestación y contaminación. Y las concentraciones y especulaciones, tanto en los mercados agrícolas como en las redes de distribución y grandes superficies, condujeron al alza de los precios de los alimentos.

Si la primera oleada neoliberal en América Latina (años ’80 y ’90) fue caracterizada sobre todo por las privatizaciones, el creciente debilitamiento del Estado, la desregulación y precarización del mercado laboral, y la especulación financiera a raíz del estallido de la deuda externa, la segunda y actual (a partir de finales de los ‘90) se basa principalmente en cuatro ejes de “acumulación por desposesión”:9 enormes inversiones en la minería (sobre todo a cielo abierto), la tremenda expansión del cultivo de soja (mayormente en el Cono Sur: Brasil, Paraguay, Uruguay y Argentina), de las plantaciones de eucalipto para la producción de celulosa, y la producción de biocombustibles.

Estas cuatro dinámicas depredadoras tienen, por lo menos, tres elementos comunes bien identificables. Primero, están ligadas de manera muy estrecha con uno de los bienes comunes más precioso de esta Tierra: el agua. Se utilizan y se contaminan cada día enormes cantidades de aguas dulces. Segundo, tienen impactos sociales y ambientales enormes: deforestación, empobrecimiento de los terrenos por monocultivo y transgénicos, expulsión y desplazamiento de enteras comunidades de pequeños y medianos productores, solo para citar algunos. En tercer lugar, reorientan nuevamente el “desarrollismo” latinoamericano hacia la exportación de materias primas y a la acumulación de capitales en beneficio de unos pocos grandes, ligados a las multinacionales y a los bancos de la era global.

Como bien subraya Zibechi, «tanto las privatizaciones de empresas estatales como los monocultivos y la explotación minera, se inscriben en esta modalidad de apropiación de los recursos naturales o bienes comunes como forma principal de enriquecimiento de las elites mundiales».10 La única diferencia es que los protagonistas de esta segunda oleada son también gobiernos que se definen de izquierda, progresistas o hasta revolucionarios.

La expansión del movimiento dentro de la lógica del mercado tradicional y la ampliación de las redes de producción y distribución a actores externos, que nunca han hecho del comercio justo su razón de ser, es lo que más preocupa a las organizaciones de pequeños productores. Y es también el tema relativo al comercio justo que más se está profundizando desde la academia. Como señala Laura Raynolds, del Center for Fair and Alternative Trade de la Colorado State University,11 las relaciones de comercio justo están viviendo un cambio profundo, moviéndose de la partnership (asociación) a la traceability (trazabilidad).12 Moviéndose, por tanto, de un entorno o de una relación de reciprocidad más humana a un espacio más empresarial y comercial stricto sensu.

Este cambio está generando, inevitablemente, transformaciones en la idea de comercio justo que el propio consumidor puede desarrollar de manera individual, y alteraciones en el sentido educativo que las organizaciones de comercio justo construyen y transmiten a través de sus actividades comerciales y de sensibilización.

Si una de las características centrales del comercio justo (a diferencia de otros nichos de mercado como el orgánico o el comercio «étnico») ha sido la de relacionar directamente al pequeño productor marginado del Sur con el consumidor consciente del Norte, la «despersonalización de la ética relacional»,13 que caracteriza el proceso que, según varios autores, está viviendo actualmente el comercio justo (a través, por ejemplo, de las ventas en las grandes superficies, la distribución por parte de multinacionales o la producción en plantaciones), puede tener el riesgo de diluir rápidamente los valores originarios y el compromiso sociopolítico de este nuevo movimiento social internacional.

Según los investigadores Daniel Jaffee y Philip H. Howard (2009), el proceso de «cooptación»14 llevado a cabo por los poderes económicos tradicionales, en este caso las grandes corporaciones, se ha expresado, tanto en el caso del movimiento orgánico como en el del comercio justo, a través de dos caminos: la captura u ocupación de la entidad reguladora (regulatory capture) y el debilitamiento de los estándares (weakening standards), con el fin de ablandar las estructuras organizativas y los estándares de un movimiento económico que, con sus prácticas, está desafiando la lógica de la acumulación de capital y el statu quo. Lo irónico, en el caso del comercio justo, es que el proceso de cooptación y progresiva entrada de las corporaciones en sus circuitos coincidió con una campaña de activismo social promovida por Global Exchange15 en contra del gigante del café Starbucks. En abril del año 2000, justo antes de que se llevasen a cabo acciones simultáneas en 29 ciudades norteamericanas, Starbucks accedió a dejar entrar el café certificado Fairtrade en sus establecimientos en los Estados Unidos. De ahí en adelante, otros actores como Procter & Gamble, Nestlé, Dunkin Donuts y McDonalds empezaron a incursionar en el nicho (Jaffee y Howard, 2009: 392).

Los mismos autores (2009: 393) construyen una interesante descripción de este proceso, presentando algunos acontecimientos clave que llevaron, por un lado, a la «captura de la entidad reguladora» (por ejemplo: «la profesionalización de FLO conduce, en 2007, a la certificación ISO, alineando de esta manera el comercio justo con la tendencia global hacia la armonización de los estándares del agronegocio y lejos de las preocupaciones de los pequeños agricultores»; o «la estructura de cuotas de las licencias conduce a una falta de independencia y crea desincentivos para una adecuada regulación de los titulares de licencias de gran volumen») y, por el otro, al debilitamiento de los estándares (en el año 2000, Transfair USA impulsa la entrada de Starbucks a pesar de que certifique solo el 1% de sus ventas; lo mismo pasará con Nestlé en el Reino Unido; los valores reales de los precios mínimos disminuyen notablemente; dentro de FLO hubo quien propuso la disminución o incluso la eliminación del precio mínimo para el café; «FLO ha aumentado drásticamente la certificación para plantaciones del agronegocio a partir de 2003, para todos los productos menos cuatro –café, algodón, cacao y miel–; muchos nuevos productos –por ejemplo, las flores– se introdujeron exclusivamente, o de manera predominante, a través de la producción en plantaciones», entre otros).

¿Cómo podrían haberse impedido ciertos cambios? ¿De qué manera las iniciativas de certificación pueden evitar la cooptación y el debilitamiento de los estándares? Según Jaffee y Howard (2009: 395-396), el movimiento por un comercio justo debería haber reforzado sus barreras, por lo menos, en cuatro ámbitos:

  1. La velocidad del proceso: prevenir los efectos negativos de los cambios rápidos a través de una gestión del crecimiento.

  2. El tamaño de los actores participantes: la entrada de las plantaciones amenaza seriamente los ingresos y la estabilidad de los pequeños; en este sentido, nuevas iniciativas agroalimentarias, particularmente las que se basan en una certificación, deberían especificar barreras claras para que los criterios eviten la entrada de los actores más grandes: «Certainly a requirement mandating small-scale production and agroecological diversity in farming systems would help to stave off low-bar mainstream competitors, but alternatively such initiatives might consider drawing standards “boundaries” to also include medium-sized agricultural producers who can help the initiative reach critical mass (see Lyson et al. 2008), yet keep the door closed to larger conventional players. How big is too big?» (Jaffee y Howard, 2009: 396).

  3. La estructura de las organizaciones que administran las iniciativas (sobre todo de certificación): el diseño de estas estructuras organizativas es fundamental y debe basarse en los principios y valores fundacionales del movimiento: «Future initiatives should consider how to frame a more decentralized, semiautonomous system that could foster competition among producers for the highest possible standard, rather than a more centralized standard that pushes practices toward the lowest common denominator. Another possibility is prohibitions or disincentives against “mixed operations”» (Jaffee y Howard, 2009: 396). En los últimos años, en el centro del debate y de las negociaciones entre las redes de productores y las iniciativas nacionales del sello Fairtrade, encontramos justamente la estructura y la gobernanza interna de FLO.

  4. La naturaleza de las respuestas del movimiento: ¿Cuál debería ser el verdadero papel de los «ciudadanos-consumidores»? ¿Qué efectos tienen las críticas a la cooptación del movimiento por parte de las grandes corporaciones sobre las percepciones de los consumidores, sobre todo en relación con los sellos? «Can movement advocates educate fair trade and organic consumers about the “real story” of corporate cooptation in these systems without alienating or losing them entirely?» (Jaffee y Howard, 2009: 396).

En un marco global caracterizado por profundas crisis, donde los países del Norte están cada vez más convulsionados y donde las propuestas más interesantes de alternativas de y al desarrollo sostenible nos llegan desde el Sur, los pequeños productores latinoamericanos de Comercio Justo sellado, representados por la Coordinadora Latinoamericana y del Caribe de Pequeños Productores de Comercio Justo (CLAC), están asumiendo un papel cada día más protagónico en la defensa de los principios originarios del movimiento por un comercio con justicia y proponiendo nuevas perspectivas para su desarrollo: ya no solamente Norte-Sur, sino también Sur-Norte y Sur-Sur. Al mismo tiempo, están liderando un proceso de profundo repensamiento del Comercio Justo certificado Fairtrade, externando inquietudes y lanzando propuestas concretas, tanto para fortalecer este tipo de comercio en sus realidades locales, nacionales y regionales, como para promover un profundo cambio en la gobernanza interna del sistema FLO.

Sin embargo, en contra-tendencia con lo que ocurre con otros de los nuevos movimientos sociales latinoamericanos (por ejemplo, indígenas, ambientalistas, estudiantiles, trabajadores desempleados y empresas recuperadas, mujeres, campesinos y trabajadores rurales sin tierras, entre otros), las ciencias sociales no están dando, a mi juicio, la debida atención a los pequeños productores organizados de comercio justo.



Características de los Nuevos Movimientos Sociales en América Latina

El concepto de “Nuevos Movimientos Sociales” (NMS) se introdujo para denominar a aquellos movimientos y reivindicaciones colectivas que nacieron y se desarrollaron en un determinado contexto histórico: la sociedad postindustrial. Los conflictos sociales en este tipo de sociedad, basada mucho más en la economía de los servicios y de la información que en una economía industrial, no son solamente conflictos de clase y no involucran exclusivamente a la clase obrera. Los NMS se caracterizan por una amplia variedad de reivindicaciones que van más allá de las condiciones económicas y de trabajo, y tocan componentes ambientales, intergeneracionales, de género, culturales, de identidad y hasta simbólicas y comunicacionales, que antes no tenían la suficiente relevancia para aglutinarlos. Estas variadas respuestas responden al carácter multiforme de la opresión capitalista, en su versión neoliberal: explotación económica, patriarcalismo, discriminación por sexo o por raza, destrucción del medio ambiente, son solo algunas de sus expresiones más relevantes.

El cambio en los paradigmas de las luchas sociales se debe a múltiples factores, pero sobre todo a la profunda penetración del modelo neoliberal en las realidades económicas y sociales de todos los países, así como el necesario repensamiento, reinvención o democratización de la democracia, dentro del sistema capitalista vigente. Como evidencia el portugués Boaventura de Sousa Santos, «la tensión entre capitalismo y democracia desapareció, porque la democracia empezó a ser un régimen que en vez de producir redistribución social la destruye […] Una democracia sin redistribución social no tiene ningún problema con el capitalismo; al contrario, es el otro lado del capitalismo, es la forma más legítima de un Estado débil» (Santos, 2006: 75). Un modelo de democracia que profundiza las desigualdades y no construye horizontalmente un nuevo proyecto emancipador (Borón, 2006). Es justamente para elaborar un proyecto de este tipo que, a lo largo de todo el continente, se gestaron durante por lo menos las últimas dos décadas numerosos estallidos populares, frutos del descontento y del positivo repensar, proponer y construir desde abajo, que está caracterizando la efervescencia de los NMS latinoamericanos.

La extraordinaria capacidad de los actores populares para influir en el panorama gubernamental de América Latina los convirtió rápidamente en un actor central dentro del escenario político regional: el derrocamiento de varios gobiernos conservadores y reaccionarios en Ecuador (Bucaram en 1997, Mahuad en el 2000 y Gutiérrez en 2005), Bolivia (Sánchez de Lozada en 2003 y Mesa en 2005), Perú (Fujimori en el 2000), Argentina (De la Rúa en 2001), así como la defensa y recuperación de la voluntad popular después del golpe de Estado de 2002 en Venezuela, o las distintas crisis de gobierno que tanto la Concertación (coalición de centro izquierda) como la Alianza (centro derecha) han vivido y están viviendo por mano del movimiento estudiantil chileno, son solo algunos ejemplos. Sin embargo, la fuerza de estos nuevos movimientos sociales también se materializa en propuestas de sociedades renovadas en donde los lazos sociales y comunitarios priman sobre los intereses del capital.

A pesar de que no se pueda enjaular, dentro de una única definición, la gran diversidad de expresiones de los nuevos actores sociales latinoamericanos, hay algunos rasgos comunes que autores como Zibechi (2009 y 2003), Svampa (2007) o Seoane, Taddei y Algranati (2009 y 2006) nos ayudan a reconocer:

  • «[…] la territorialización de los movimientos, o sea de su arraigo en espacios físicos recuperados o conquistados a través de largas luchas, abiertas o subterráneas» (Zibechi, 2003); por ejemplo, los campamentos de los Sin Tierra y las comunidades de seringueros en Brasil, los caracoles zapatistas en Chiapas, los asentamientos o piquetes de desempleados urbanos en las periferias bonaerenses o las fábricas recuperadas tanto en Argentina como en otros países. Este es el elemento que mejor caracteriza a los nuevos movimientos sociales latinoamericanos: la reapropiación colectiva, física y simbólica de los espacios supera la concepción estrictamente economicista de la tierra como mero medio de producción. «Las “tomas” de las ciudades de los indígenas representan la reapropiación, material y simbólica, de un espacio “ajeno” para darle otros contenidos […] La acción de ocupar la tierra representa, para el campesino sin tierra, la salida del anonimato y es su reencuentro con la vida» (Zibechi, 2003).

  • La convergencia de acción entre las comunidades eclesiales de base ligadas a la teología de la liberación, la cosmovisión indígena y la militancia revolucionaria;

  • «[…] la acción directa no convencional y disruptiva, como herramienta de lucha generalizada […] pone de manifiesto la crisis y agotamiento de las mediaciones institucionales (partidos, sindicatos), en el marco de la nueva relación de fuerzas» (Svampa, 2007). Las acciones y las estrategias mantienen una fuerte actitud propositiva.

  • «La democracia directa y la emergencia de nuevas estructuras de participación que tienen un fuerte carácter asambleario, se refleja en la tendencia a crear estructuras flexibles, no jerárquicas, proclives al horizontalismo y la profundización de la democracia» (Svampa, 2007). Es el “mandar obedeciendo” zapatista, junto a un alto grado de independencia del Estado y de los partidos políticos, y a la voluntad y necesidad de construir una autonomía propia, tanto material como simbólica.

  • «la revalorización de la cultura y la afirmación de la identidad de sus pueblos y sectores sociales» (Zibechi, 2003); por tanto, la formación de sus propios intelectuales. Este último aspecto es bien visible en las comunidades indígenas (por ejemplo la Universidad Intercultural de las Nacionalidades y Pueblos Indígenas,16 en Ecuador), pero también en el trabajo de educación popular que llevan a cabo los Sin Tierra brasileños (Escuela Nacional Florestan Fernandes) o los piqueteros argentinos.

  • El nuevo y vigoroso papel de las mujeres, tanto en las zonas rurales como en las periferias urbanas, y la reproducción de los esquemas de las familias extensas dentro de los sujetos sociales;

  • una renovada y estrecha relación con la Madre Tierra y la defensa de la naturaleza;

  • «[…] un nuevo ethos militante […] se expresa a través de nuevos modelos de militancia: militantes sociales o territoriales, militantes socioambientales, activistas culturales, entre otros» (Svampa, 2007); y un “nuevo internacionalismo” (Seoane, Taddei y Algranati, 2009), que en América Latina se puso de manifiesto sobre todo a través del rotundo rechazo al proyecto de integración continental impuesto por los Estados Unidos (el Área de Libre Comercio de las Américas, ALCA); enterrado en IV Cumbre de las Américas (Mar del Plata, 2005).

  • Una criminalización generalizada por parte de las fuerzas conservadoras que, sobre todo después del 11 de septiembre de 2001, consideran los movimientos “terroristas” o “antipatrióticos”.



El Comercio Justo como nuevo movimiento social

De las características de los nuevos movimientos sociales latinoamericanos hay varias que podemos retomar aquí para sustentar la hipótesis del Comercio Justo como nuevo movimiento social (por lo menos en América Latina) que, con sus prácticas, están abriendo grietas en el modelo económico único propuesto por el capitalismo en sus diferentes fases.

La territorialización como reapropiación colectiva, física y simbólica de los espacios es algo bien visible también en las labores cotidianas de las organizaciones de pequeños productores de comercio justo. A pesar de que no se lleven a cabo ocupaciones de tierras, con el apoyo del comercio justo los pequeños productores están revirtiendo la tendencia de abandono del campo apostando, por tanto, al mantenerse bien ligados a sus tierras de origen. Muchas organizaciones, además, logran adquirir nuevos terrenos que serán cultivados comunitariamente y proporcionarán nuevo sustento a todos los miembros asociados. Así como un nuevo sentido a la vida comunitaria. Durante mi investigación en la República Dominicana, Ruberto Nicolás Díaz (presidente de la Asociación de Productores de Banano Orgánico -Aprobano, Finca 6- de Azua), afirmó que para los pequeños productores, tanto de su organización como del país, «lo más correcto sería trabajar las fincas de manera colectiva y no de forma individual. Sería lo mejor en todos los sentidos: control de calidad, productividad, diversificación. Pero para nosotros los dominicanos es difícil este cambio de mentalidad» (Coscione, 2011: 315). Y no solo para los dominicanos.

Las poblaciones indígenas, desde un comienzo, tuvieron un protagonismo central en la creación y el desarrollo de lo que hoy día es el movimiento por un comercio con justicia. Basta con pensar en los indios zapotecas, mixes, mixtecos y chontales del Sur de México y la Unión de Comunidades Indígenas de la Región del Istmo (UCIRI),17 una de las más famosas e importantes organizaciones de productores de comercio justo en el mundo. Como relata en Comercio Justo. La historia detrás del café Max Havelaar, los bananos Oké y los tejanos Kuyichi, Frans Van der Hoff encuentra en estas comunidades un profundo rechazo por el modelo occidental de ayuda y cooperación al desarrollo que, según los indios de la región, no trata a las personas como sujetos de dignidad, sino como objetos de caridad. La visión relacional del ser humano frente a la visión cerrada y dominante del individuo occidental nos ayudan a reflexionar una vez más sobre el sentido de la cooperación y las relaciones Norte-Sur: «El derecho del huésped es una regla fundamental: si alguien te toca la puerta, le das la bienvenida. Y, viceversa, uno mismo puede estar seguro de ser bien recibido, si se diera el caso. La reciprocidad, piedra angular del derecho del huésped, representa uno de sus valores culturales y religiosos más trascendentales. El dar y el recibir son acciones que deben realizarse dentro de un marco de reciprocidad. He aquí el aspecto que más les molesta a los indígenas cafetaleros del modelo extranjero de dar y recibir ayuda. Falta el elemento recíproco. No solo quieren recibir, sino también tienen mucho que ofrecer; y no solo su café, sino también sus ideas, su visión del hombre y su manera particular de relacionarse con la naturaleza» (Van der Hoff y Roozen, 2003: 42-43).

La comercialización bajo esquemas solidarios (a pesar de todas las contradicciones internas que se han desarrollado en los últimos años) también puede considerarse, a mi juicio, una «acción directa no convencional y disruptiva». Aunque muchos no quieran reconocer el potencial «en movimiento» del comercio justo, este puede ser considerado un «movimiento social contrahegemónico contemporáneo» (Shreck, 2005): como acto de resistencia (rehusando participar en todos los canales comerciales hegemónicos, tanto en el Sur como en el Norte), como acción redistributiva (redistribuyendo recursos entre Norte y Sur, como primer paso hacia una transformación más estructural) y como acción social radical (que influye positivamente en la transformación estructural del sistema, a pesar de luchar constantemente contra tres limitantes: la manera de pensar y conceptualizar el comercio justo, la imposición de las iniciativas del Norte al Sur, y la concentración del poder real en la parte intermedia de la cadena de suministro).

La democracia directa y el fuerte carácter asambleario de las estructuras de participación de las organizaciones de productores de comercio justo son innegables y, además, representan una condición indispensable para poder formar parte de los circuitos comerciales “justos”. Todas las decisiones sobre la producción y comercialización se toman en la asamblea de los productores y socios. En ellas se trazan los rumbos de las organizaciones y a ellas los habitantes de las comunidades hacen llegar sus quejas y sus propuestas. En las asambleas generales se eligen los representantes de la Junta Directiva de cada organización y éstos, casi siempre, tienen que rotar obligatoriamente.

Sin embargo, el carácter fuertemente asambleario no siempre se refleja en las estructuras de representación a nivel de FLO u de otras organizaciones de comercio justo del Norte. Durante mis entrevistas con Víctor Perezgrovas18 y Raúl del Águila19, los dos evidenciaron la fractura cultural entre los productores latinoamericanos y los representantes de las iniciativas nacionales europeas. Cuando se creó FLO –relata Raúl del Águila– las iniciativas nacionales de certificación eran jurídicamente sus únicos dueños, y tomaban las decisiones en el MOM (Meeting of Members): «Las asambleas con los productores, jurídicamente, no valían para nada. Los productores no éramos codueños del sistema, y solo participábamos como observadores». Víctor subraya la diferencia de importancia que se le atribuye a las asambleas: «Para nosotros latinoamericanos en las asambleas se toman las decisiones y se marcan las líneas de acción que todos los actores tienen que respetar e implementar». Sin embargo, de las asambleas de FLO, «no parecía salir ningún compromiso firme y nosotros los productores nos sentíamos totalmente excluidos del proceso de toma de decisiones».

La reafirmación de sus propias identidades y culturas se hace evidente en todos los programas de capacitación que, por un lado, apuestan a mantener los terrenos productivos y los agricultores ligados a la tierra; y, por el otro, a la formación de nuevos liderazgos entre los jóvenes de las comunidades para que la cultura y la identidad campesinas sigan en el tiempo y se difundan. El comercio justo acompaña a los miembros de las comunidades en sus procesos de estrechar vínculos, y mantener vivas las redes sociales comunitarias, que dan respuestas alternativas allí donde las estructuras gubernamentales no pueden o no quieren llegar. Los jóvenes de las comunidades están poco a poco entendiendo la importancia del mantenerse ligados al campo; las relaciones directas con compradores y consumidores de otros países, además, lo hace más atractivo.

En una entrevista concedida a la Fairtrade Foundation, Merling Preza (actual presidenta de la CLAC) subrayaba la importancia que ha tenido el comercio justo en el proceso de capacitación e involucramiento de los miembros de su familia en el negocio del café: «Yo vengo de una familia humilde, no tenía la capacidad económica para invertir en mi desarrollo personal, pero lo hemos logrado con la cooperativa en conjunto con el comercio justo […] soy madre de cuatro hijos […] y el cambio es también para mi familia. […] El comercio justo permite la mayor participación de los productores y el mejoramiento de las capacidades, entonces nos da otro rol dentro del comercio. Antes del comercio justo, los productores no tenían la posibilidad de que sus hijos participasen en el negocio del café ni que desarrollaran capacidades para mejorar su producto; hoy día, los hijos de los socios pueden participar en este desarrollo» (video: George Alagiah, 2008).

A pesar de que, en las organizaciones de productores de comercio justo, las mujeres productoras representen todavía una minoría, no hay duda de que las que pueden participar activamente de la vida productiva, o en la administración de las organizaciones, se destacan notablemente y protagonizan los procesos de desarrollo de sus asociaciones de base, así como de las coordinadoras nacionales y de la CLAC. Además, la equidad de género es uno de los criterios fundamentales en las relaciones de comercio justo; las políticas de género entre las organizaciones de pequeños productores están bastante desarrolladas, a pesar de que las culturas dominantes en muchas de las sociedades de los países en vía de desarrollo aún se mantengan fuertemente patriarcales y machistas. El comercio justo, a mi juicio, tiene incluso sus propios proyectos de discriminación positiva en cuanto a género: el caso de “Café Femenino” es emblemático.20 A través de Café Femenino, solo se comercializa café procesado, elaborado y manejado por mujeres durante todo el proceso. Además de este incentivo directo al trabajo, que lleva a las mujeres a «renegociar» con sus parejas tanto la titularidad del terreno como el proceso productivo en el campo (y, lo que es más importante, la comercialización del producto), a las mujeres productoras se les paga dos centavos más de premio y se les ofrecen apoyos adicionales gracias a distintos proyectos de cooperación dirigidos a ellas y a la comunidad. Las mujeres no tienen que crear la estructura organizativa o productiva de cero, sino que, al reconvertirla bajo un «manejo» femenino, le añaden un mayor valor ético (McMurtry, 2009: 39). La comercialización a través de este circuito innovador genera 17 centavos más por cada libra de café producida por mujeres, lo que supone una diferencia del 30% respecto al café producido por hombres. Además, algo muy relevante, Café Femenino requiere que las mujeres que participan en el proyecto tengan la titularidad de la parcela: la tierra tiene que estar a su nombre, lo que provoca un cambio radical, tanto simbólico-cultural como real-económico, en las relaciones entre hombres y mujeres en las zonas rurales.21 El proyecto no solo genera un aumento considerable del número de productoras en las organizaciones que participan en él, sino que también cambia la conciencia de los hombres de la comunidad: poco a poco, empiezan a aceptar que las mujeres se dediquen al negocio del café, que participen en las asambleas de las cooperativas, que tomen la palabra en público, que participen en la toma de decisiones colectivas sobre el uso del premio; además, empiezan a dedicar más tiempo al hogar y a los hijos.

La renovada relación con la Madre Tierra y la defensa de la naturaleza no son solo criterios fundamentales para estrechar relaciones comerciales justas, sino que representan también unos de los principales retos para el futuro y la sostenibilidad de las organizaciones de comercio justo. A pesar de no haber desarrollado lazos institucionales muy fuertes con el movimiento internacional por una agricultura orgánica, el comercio justo apuesta constantemente por la conversión de todos los cultivos a la producción orgánica. Partiendo por una razón de sostenibilidad ambiental e intergeneracional pero, al mismo tiempo, aprovechando las ventajas del un nicho de mercado en continua expansión y que, por tanto, garantiza mejores ingresos en el corto plazo. Actualmente las organizaciones de comercio justo enfrentan los desafíos de adaptación y mitigación al cambio climático. En este sentido, la CLAC está desarrollando sus propias estrategias de adaptación y mitigación a través de consultas directas con las organizaciones de base y con los pequeños productores, quienes finalmente son los primeros en sufrir las consecuencias de un desastre ambiental causado por una estructura productiva mundial depredadora e insostenible. Los pequeños productores rurales de todos los continentes corren el riesgo de sufrir niveles de pobreza aún más altos de los que están viviendo; sin embargo, también se les presenta un considerable desafío y la oportunidad de demostrar al mundo entero que lo que podríamos llamar «el regreso a un nuevo pasado» puede representar la clave más lógica y más eficiente de adaptación al cambio climático y de mitigación de sus efectos negativos.

Lo explicaba bien Frans Van der Hoff: «Si el conocimiento humano y los avances científicos resultan insuficientes para solucionar este problema, se precisa algo más que solo innovación tecnológica e ingenio. Al final, todo dependerá de nuestra sabiduría. Sabiduría no es lo mismo que conocimiento […] La sabiduría tiene que ver con la capacidad humana de establecer prioridades, aceptar límites y hacer elecciones» (Van der Hoff y Roozen, 2003: 43-44). Tanto los pequeños productores como las comunidades indígenas pueden mostrarnos el camino que nosotros los «occidentales» hemos perdido para tomar otro (el del progreso y el crecimiento) que nos ha alejado, cada vez más, de una relación integral con la madre tierra. Para la mayoría de nosotros, blancos europeos, sigue prevaleciendo una visión individualista del ser humano totalmente desconectado de su entorno social y natural: como si el ser humano no fuese parte de la naturaleza, como si esta y sus recursos le pertenecieran, pudiendo hacer con ella lo que desea. Tomar de ella, sin devolverle nada.

Hace tiempo que los pequeños productores de comercio justo dan cuenta de cambios sustanciales en sus entornos y en sus tierras; el impacto para ellos puede ser tan drástico que deben ser considerados como «la primera línea de la crisis climática» (Fairtrade Foundation, 2009: 1). A pesar de no ser los principales responsables de esta crisis, son, por sus condiciones económicas y sociales, los primeros afectados. Sin embargo, como dijimos, también son los que pueden mostrarnos el camino a seguir.

En cuanto al “nuevo ethos militante” y al “nuevo internacionalismo” no puedo no hacer referencia al papel que está jugando la CLAC a nivel latinoamericano y también internacional. A pesar de su reciente formación (año 2004), la CLAC es el fruto de muchos años de luchas protagonizadas por las organizaciones de comercio justo certificado que, desde la creación de FLO, nunca han dejado de expresar sus inconformidades y de proponer otros caminos a la deriva y cooptación que, con el tiempo, se fueron materializando dentro del movimiento. Esa inconformidad con los desarrollos internos en FLO será justamente el germen que dio vida a la “rebelde” CLAC.

Esta red de organizaciones fue el punto natural de llegada de un proceso que encontró sus raíces en la creación del sello Max Havelaar (antecedente nacional de la certificación Fairtrade), en la necesidad de reivindicar para los productores un rol central dentro del sistema FLO y, también, en la constitución previa de dos redes de productores que representarían parte de la base social de la futura red regional: por un lado, la CLA o Coordinadora Latinoamericana, que agrupaba a los pequeños productores de café y que fue, sin duda, el corazón donde empezaron todos los latidos; por el otro, la PAUAL (Pequeños Apicultores Unidos de América Latina). Ambas se fundaron en 1996.

Según se expresa también en su página web, la misión de la CLAC es ser «una instancia de representación de organizaciones de pequeños productores democráticamente organizados, dirigida al fortalecimiento y desarrollo de las organizaciones de base»; para eso facilita asistencia a sus miembros, promociona sus productos y valores, y desarrolla trabajos de incidencia «en instancias sociales, políticas y económicas, dentro del marco del comercio justo».22 Defendiendo los valores de la democracia y la participación, de la rotatividad en los cargos y la toma de decisiones en procesos asamblearios, la solidaridad y la equidad, el respeto, la transparencia y la responsabilidad individual y colectiva, la CLAC responde a su visión: «CLAC es una organización con capacidad operativa dando asistencia y capacitación a las organizaciones de base, organizacionalmente fortalecida, con una participación efectiva de los diferentes actores de la estructura, con nuestro propio símbolo de identificación de pequeños productores, incidiendo en las instancias que generan políticas de desarrollo y comercio, logrando posicionamiento a nivel local e internacional, logrando diferenciación y promoción de los productos de nuestros pequeños productores».23

Los futuros cambios en la gobernanza interna del sistema de certificación FLO, el fortalecimiento de la CLAC y el lanzamiento de una nueva certificación, el Símbolo de Pequeños Productores (cuyos objetivos principales son la diferenciación de los pequeños productores al interior de los circuitos justos y la apuesta por los mercados locales y nacionales en los países de la región latinoamericana), representan las nuevas luchas de los pequeños productores organizados de comercio justo en América Latina.

Diferenciarse al interior del comercio justo y abrirse caminos en los mercados internos son tareas que pueden seguir siendo utópicas sin el apoyo de las instituciones públicas, del sector privado, de otros movimientos sociales rurales y urbanos, y también del mundo académico. En este sentido, despertar el interés de las ciencias sociales latinoamericanas por el Comercio Justo sellado, representa otro desafío real para el movimiento, a pesar de que las principales necesidades y las prácticas cotidianas de las organizaciones aún no permitan a los pequeños productores identificarlo o enfrentarlo concretamente.

A esta interminable labor de incidencia política se dedica cotidianamente la CLAC que, a pesar de su joven edad, ya asumió un papel protagónico dentro del comercio justo Fairtrade. Aunque desde el punto de vista comercial el comercio justo certificado intente reequilibrar las relaciones entre el Norte y el Sur a través de redes económicas justas y de la apuesta por el trabajo en cada uno de los anillos de la cadena comercial solidaria, en sus prácticas políticas y de gobernanza interna aún siguen predominando visiones eurocéntricas y asistenciales. Las ciencias sociales de la región pueden influir en revertir el enfoque Norte-Sur, dominante hasta el momento en las relaciones de comercio justo, para que la balanza de los equilibrios de fuerzas caiga hacia las visiones y propuestas que defienden los pequeños productores latinoamericanos en sus luchas cotidianas.

A pesar del proceso de institucionalización del comercio justo que, según Gendron, Bisaillon y Otero Rance (2009: 76), caracteriza a los denominados New Social Economic Movements (obligados a cambiar sus estrategias en las sociedades del capitalismo avanzado), el sentido último del movimiento no estaría en juego; o sea, la institucionalización «no destruye el movimiento social que lo impulsa, incluso con la modificación de su discurso y las estrategias»24. Para seguir avanzando con las propuestas originarias del movimiento, las relaciones que establezca la CLAC con otras redes y organizaciones sociales en el continente son, a mi juicio, de fundamental importancia para diferentes fines: intercambiar experiencias tanto de producción y comercialización, como de estrategias comunicacionales e incidencia política a nivel nacional y regional; y desarrollar un comercio justo Sur-Sur que podría empezar entre las mismas organizaciones de comercio justo que producen y exportan productos diferentes y complementarios.25

Además de la World Fair Trade Organization (anteriormente International Fair Trade Association), que agrupa a los productores de artesanías de comercio justo, otros actores sociales que podrían involucrarse en un trabajo de red en América Latina son, por ejemplo: la CLOC (Coordinadora Latinoamericana de Organizaciones del Campo), como referente regional de la red internacional Vía Campesina para todos los temas relativos al desarrollo rural, las reformas agrarias y la soberanía alimentaria; Ripess-Lac, apartado latinoamericano de la Red Intercontinental de Promoción de la Economía Social y Solidaria, en las actividades en las que la CLAC ya está participando; la Alianza Social Continental,26 nacida para contrarrestar el avance del Área de Libre Comercio de las Américas y las otras formas de dominio de los esquemas comerciales centrados en la generación de riqueza y no en el ser humano y el respeto por la naturaleza; la Red Latinoamericana de Comercialización Comunitaria (Relacc), con presencia en casi todos los países de la región; y la Alianza Cooperativa Internacional para las Américas, para fortalecer los lazos cooperativistas.



El movimiento cooperativo y el comercio justo

Aprovechando que el año 2012 ha sido declarado Año Internacional de las Cooperativas (además de Año Internacional de la Energía Sostenible para Todos), es preciso analizar brevemente cómo el movimiento cooperativo puede mejorar la incidencia política del comercio justo. Lo haré refiriéndome a un interesante trabajo titulado Co-operatives and Fair-Trade, de los investigadores Patrick Develtere e Ignace Pollet, de la Universidad Católica de Lovaina.

Según la Alianza Cooperativa Internacional (ACI), «una cooperativa es una asociación autónoma de personas que se han unido voluntariamente para hacer frente a sus necesidades y aspiraciones económicas, sociales y culturales comunes por medio de una empresa de propiedad conjunta y democráticamente controlada». Como ya sabemos, tanto del lado del productor como del lado del importador o del consumidor, las relaciones de comercio justo pueden llevarse a cabo exclusivamente entre cooperativas, que hasta pueden recibir créditos o aportes técnicos de entidades bancarias cooperativas, tanto en el Sur como en el Norte.

El movimiento cooperativo se originó en el siglo XIX, cuenta con una larga historia y un amplio reconocimiento internacional en todos los sectores. Recibe el apoyo directo de la OIT, a través de la Recomendación sobre la Promoción de las Cooperativas (R193) del año 2002, y es promovido por el Committee for the Promotion and Advancement of Cooperatives (Copac). En este sentido, es un movimiento internacional más establecido y reconocido que el comercio justo; este último, sin embargo, al ser considerado como un «nuevo movimiento social» podría, según los dos autores, resultar más atractivo para la opinión pública: «co-operatives have a rather oldfashioned image, whereas fair-trade has its appeal to a young and globally oriented generation» (Develtere y Pollet, 2005: 12). A pesar de esta consideración, hay diferencias que facilitarían el acercamiento entre los dos movimientos. Aquí mencionaremos solo algunas: mientras el movimiento cooperativo es esencialmente «producer-driven», el comercio justo sería «consumer-driven», con prevalencia, por tanto, del rol del consumidor y sus campañas a favor de los productores del Sur, mientras que el movimiento cooperativo estaría defendiendo una mejora de las condiciones de trabajo y de vida tanto en el Norte como en el Sur («a win-win situation»). Las cooperativas están activas en cualquier sector de la economía, mientras que el comercio justo, a pesar de su expansión y de los proyectos y programas relacionados, se limita al comercio de determinados productos.

Ahora bien, ¿qué posibilidades ofrece el movimiento de las cooperativas al comercio justo? Según los autores, hay tres elementos centrales a resaltar: primero, el esquema cooperativo mejoraría las estructuras de las asociaciones de productores; segundo, formar parte del movimiento cooperativo internacional ayudaría a diversificar los compradores; y tercero, las cooperativas podrían ayudar al comercio justo a penetrar en los mercados locales (Develtere y Pollet, 2005: 19), una de las necesidades que se está vislumbrando, cada día con mayor fuerza, en los últimos años. Para que el comercio justo aproveche estos elementos, los dos movimientos deberían «crear puentes institucionales» y construir una agenda internacional común que fortalezca e institucionalice relaciones ya existentes y aumente el grado de incidencia política a nivel local, nacional e internacional: «When establishing these contacts, the two movements will discover the differences in organisational culture and modus operandi, but will probably also discover that they have more in common than they thought» (Develtere y Pollet, 2005: 23).

Al estar el mundo cooperativo bien desarrollado en América Latina, la CLAC podría buscar un mayor acercamiento a la Alianza Cooperativa Internacional para las Américas. Sin duda, esta relación ayudaría tanto a los productores latinoamericanos como a la CLAC a enfrentar los nuevos desafíos que se están presentando en los últimos años.



Conclusiones

Para algunos, el comercio justo está en continuo crecimiento, para otros definitivamente estancado y profundamente dividido; para unos es solo un nicho mercado, para otros una alternativa viable a la lógica excluyente del mercado tradicional. Si lo miramos solo desde un punto de vista puramente cuantitativo, seguirá siendo un pequeño nicho de mercado que, a pesar del crecimiento de los últimos años, difícilmente podrá representar una alternativa real al actual sistema económico y comercial internacional… Sin embargo, si lo miramos desde el punto de vista cualitativo, los contenidos y las evaluaciones cambian sustancialmente.

De algo no cabe duda: el movimiento por un comercio justo se ha caracterizado, desde sus inicios, por continuas reflexiones y un constante cuestionarse para responder a diferentes desafíos y contradicciones. No es un movimiento estático: sabe adaptarse a distintas visiones, mantener su carácter internacional y, al mismo tiempo, abrir brechas a nivel local. Es un movimiento que atrae. Diferentes actores externos están incursionando en él y hasta lo están alterando. Por esta razón, ha estado valorando diferentes caminos; opciones que representan también la diversidad de visiones sobre aquel mundo más solidario que muchos queremos construir. Es un movimiento que ha sabido cautivar también la atención de la academia: de las ciencias económicas a las ciencias sociales; de la etnografía a la antropología; de las ciencias políticas a las relaciones internacionales. A pesar de que las miradas académicas prevalecientes sigan siendo la europea y la norteamericana, también hay académicos y autores latinoamericanos que se dedican al comercio justo como ámbito de estudio, investigación y reflexión atenta a través del cual ampliar la mirada hacia el desarrollo humano y sostenible, o hacia alternativas a este. Principalmente, desde el medio rural.

En la actualidad, uno de los mayores desafíos para el movimiento es, según Frans Van der Hoff: incrementar sustancialmente las prácticas democráticas en el seno de sus instituciones, así como dentro de las organizaciones de base. Gran parte del proceso de innovación del comercio justo tiene que empezar por aprender de las experiencias de los productores del Sur, quienes de verdad pueden entender los problemas reales y no los síntomas y quienes, hoy día sobre todo desde el continente latinoamericano, están asumiendo un papel político-social muy activo, indispensable para reequilibrar y “descolonizar” las relaciones Norte-Sur: «Northern actors must learn to listen and respect the views of Southern partners. Not doing so frequently leads them to focus on symptoms rather than the real problems. Many actors in the North look to solve problems through quick solutions. They do not accept that it is necessary to take time to correct the social economic deformations which the capitalist system has left throughout the world over the course of centuries» (Van de Hoff, 2009: 59). Los productores del Sur saben muy bien que el problema no es la pobreza, sino la falta de control democrático sobre el sistema. «Transmitting such lessons from the experience of the poor, in conjunction with efforts to promote decency and real democracy, is perhaps the most important legacy that Fair Trade can provide to future generations» (Van de Hoff, 2009: 59).

El teólogo brasileño Leonardo Boff, en una entrevista de Osvaldo León (ALAI, 2008: 2 y 30), nos invita a reflexionar sobre la crisis de nuestra civilización: «La Tierra está enferma, busca un nuevo equilibrio y encontrar ese nuevo equilibrio va significar el sacrificio de muchas especies y muchos ecosistemas […] estamos dentro de una gran crisis civilizacional, siendo que la crisis purifica, madura a las personas, obliga a cambiar […] vamos hacia un caos, pero el caos es siempre generativo nos dicen los físicos cuánticos, nunca es caótico, pero para generar tiene que destruir ese orden anterior, entonces hay que destruir ese orden que nos ha llevado a la crisis para dar un salto de calidad».

Palabras más contundentes no podríamos encontrar para describir en qué situación se encuentran nuestro planeta y nuestras sociedades. Una crisis civilizacional, un caos. Pero un caos generativo, en busca de un nuevo equilibrio, de una nueva esperanza. Cuando estaba terminando mi investigación sobre la CLAC volví a leer esa entrevista y pensé que las palabras de Boff se adaptaban muy bien a los sentimientos que experimenté durante el estudio de la bibliografía y en las entrevistas que llevé a cabo para entender cómo se vive el movimiento por un comercio justo y solidario, y el Comercio Justo certificado Fairtrade, desde América Latina y, en particular, desde las organizaciones que integran la CLAC.

Por un lado, sentí bien presente ese alarmismo (pero no catastrofismo) que nos mantiene atentos, despiertos y reflexivos para limitar los daños y cambiar algo allí donde podamos. Por el otro, encontré esa firme voluntad (pero no ciega confianza) para actuar con compromiso, unión y con el esfuerzo colectivo, que se conjuga con una propensión casi natural a cambiar las cosas y no conformarse. Son sentimientos que todas las entrevistadas y los entrevistados dejaban aflorar, poco a poco, al tomar confianza conmigo y querer expresar de manera directa cuán urgente y necesario es re-encaminar el movimiento por su senda originaria: la defensa del pequeño productor organizado.

En este escenario, el acercamiento de la academia a las prácticas del movimiento en y desde América Latina podría representar un óptimo punto de partida para profundizar y difundir el necesario repensamiento sobre el sentido mismo del comercio justo: ya no solo como una opción que los consumidores del Norte tienen para contrarrestar las desigualdades existentes entre países empobrecidos y enriquecidos; sino más bien como una práctica que marca todas las relaciones comerciales tanto en el Sur como en el Norte.

A pesar de que el estudio de la economía solidaria esté muy bien desarrollado en todo el continente, las prácticas y las experiencias del comercio justo certificado aún representan un campo de estudio prácticamente inexplorado por los centros de investigación latinoamericanos. En este sentido, la creciente importancia que está asumiendo la CLAC dentro del movimiento internacional puede constituir un óptimo punto de partida para futuros estudios sobre el comercio justo desde América Latina y, por tanto, volver la mirada hacia el Sur y no hacia el Norte.



Referências


Alagiah, G. (2008): «Interview with Merling Preza», Fairtrade Foundation, <http://www.youtube.com/watch?v=X96DeBbsLhI>.

ALAI (2010): «Nuevas tendencias en el agro», América Latina en Movimiento, núm. 459, año XXXIV, II época, Agencia Internacional de Información, Quito, Ecuador, <http://alainet.org/publica/459.phtml>.

(2008): «Trasfondos de la crisis alimentaria», América Latina en Movimiento, núm. 433, año XXXII, II época, Agencia Internacional de Información, Quito, Ecuador, <http://alainet.org/publica/433.phtml>.

Ballet, J. y Carimentrand, A. (2010): «Fair Trade and the Depersonalization of Ethics», Journal of Business Ethics, vol. 92, suplemento 2, págs. 317-330.

Borón, A. (2006), “Crisis de las democracias y movimientos sociales en América Latina: notas para la discusión”, Buenos Aires, revista OSAL 20, CLACSO.

Coscione, M. (2011), Comercio Justo en la República Dominicana: café, cacao y banano, Ediciones Funglode, Santo Domingo, República Dominicana.

Develtere, P. y Pollet, I. (2005): «Co-operatives and Fair-Trade», HIVA –Higher Institute for Labour Studies– y COPAC –Committee for the Promotion and Advancement of Co‐operatives–, Universidad Católica de Lovaina, Bélgica.

Fairtrade Foundation (2009), «Egalité, Fraternité, Sustainabilité. Why the climate revolution must be a Fair Revolution», Fairtrade Foundation, Reino Unido, <http://www.fairtrade.org.uk/includes/documents/cm_docs/2009/c/climate_report_final.pdf>.

(2009a): «The global food crisis and Fairtrade: Small farmers, big solutions?», Fairtrade Foundation, Reino Unido, <http://www.fairtrade.org.uk/includes/documents/cm_docs/2009/f/ft_conference_reportfinal.pdf>.

Gendron, C. Bisaillon, V. y Otero Rance, A.I. (2009): «The Institutionalization of Fair Trade: More than Just a Degraded Form of Social Action», Journal of Business Ethics, vol. 86, suplemento 1, págs. 63-79.

Hulugalle, L. (1977), «La búsqueda de un programa integrado de materias primas», Nueva Sociedad, núm. 31-32, julio-octubre, págs. 154-159.

Jaffee, D. y Howard, P. H. (2009): «Corporate cooptation of organic and fair trade standards», Agriculture and Human Values, vol. 27, núm. 4, págs. 387-399, <http://libarts.wsu.edu/soc/people/jaffee/Jaffee_Howard-Cooptation_Org_FT-OnlineFirst.pdf>.

Leo Panitch y Colin Layes (editores) (2005), El Nuevo Desafío Imperial, Buenos Aires, CLACSO

McMurtry, J.J. (2009): «Ethical Value-Added: Fair Trade and the Case of Café Femenino», Journal of Business Ethics, vol. 86, suplemento 1, págs. 27-49.

Raynolds, L. T., Murray, D. y Wilkinson, D. J. (ed.) (2007): Fair Trade. The Challenges of Transforming Globalization, Routledge, Londres (Reino Unido) y Nueva York (EUA).

Santos, Boaventura de Sousa (2006), Renovar la teoría crítica y reinventar la emancipación social, Encuentros en Buenos Aires, CLACSO/Instituto Gino Germani, Buenos Aires.

Seoane, Taddei y Algranati (2009), “El concepto movimiento social a la luz de los debates y la experiencia latinoamericana recientes”, Congreso ALAS XXVII, Grupo de Trabajo n. 20, Buenos Aires, 31 de agosto – 4 de septiembre de 2009.

Shreck, A. (2005): «Resistance, redistribution, and power in the Fair Trade banana initiative», Agriculture and Human Values, vol. 27, núm. 4, págs. 17-29.

Svampa, M. (2007), “Movimientos Sociales y Escenario Político: las nuevas inflexiones del paradigma neoliberal en América Latina”, VI Cumbre del Parlamento Latinoamericano, Caracas, 31/7-04/8/2007.

Van der Hoff, F. (2009), «The Urgency and Necessity of a Different Type of Market: The Perspective of Producers Organized Within the Fair Trade Market», Journal of Business Ethics, vol. 86, suplemento 1, págs. 51-61.

Van der Hoff, F. y Roozen, N. (2003), Comercio Justo. La historia detrás del café Max Havelaar, los bananos Oké y los tejanos Kuyichi, Uitgeverij Van Gennep, Amsterdam, Holanda.

Zibechi, R. (2003), “Los movimientos sociales latinoamericanos: tendencias y desafíos”, Buenos Aires, revista OSAL 9, CLACSO, Buenos Aires, 2003 enero-abril.



1 <http://www.mcc.org>.

2 <http://www.tenthousandvillages.com>.

3 <http://www.serrv.org>.

4 <http://www.fairtrade.net>.

5 Véase: Raynolds y Wilkinson, «Fair Trade in the agriculture and food sector», en Raynolds, Murray y Wilkinson (2007: 34).

6 J. P. Stedile (2010), «Las tendencias del capital sobre la agricultura», en ALAI (2010: 1-2).

7 «[…] structural adjustment programmes that have reduced the role of the state in agriculture have often also reduced poor farmers’ access to key inputs such as fertilizer (through higher prices) and technical support. For the smallest and most vulnerable producers, access to markets on sustainable terms has been severely undermined as states withdrew their traditional role as guaranteed buyers of farmers’ produce. This is especially damaging in more remote areas lacking the infrastructure to attract private companies. Unequal agricultural liberalization has also often worsened other trends harming poor smallholders: the cutting of import tariffs has often resulted in import surges that have undermined local producers and eliminated jobs; the preservation of developed countries’ agricultural subsidies has often resulted “in dumping” of surpluses in developing countries, again undercutting local producers», en Fairtrade Foundation (2009a: 2).

8 Stedile (2010), «Las tendencias del capital sobre la agricultura», en ALAI (2010: 1-2).

9 «La acumulación por desposesión puede ocurrir de diversos modos y su modus operandi tiene mucho de contingente y azaroso. Así y todo, es omnipresente, sin importar la etapa histórica, y se acelera cuando ocurren crisis de sobreacumulación en la reproducción ampliada, cuando parece no haber otra salida excepto la devaluación»; David Harvey (2004), «El “nuevo” imperialismo: acumulación por desposesión», en Leo Panitch y Colin Layes (editores) (2005), El Nuevo Desafío Imperial, Buenos Aires, CLACSO, enero 2005, pp. 115.

10 Zibechi, Raul (2011), “Los nuevos modos de dominación y los cambios en el modelo neoliberal. Crisis de las viejas formas de dominación y el avance hacia los modelos soja-minería-forestación”, CLASE] en el curso virtual: “Movimientos sociales en América Latina”. (Programa Latinoamericano de Educación a Distancia, Centro Cultural de la Cooperación, Buenos Aires, Septiembre 2011).

11 <http://www.cfat.colostate.edu>.

12 Definición de traceability según el International vocabulary of basic and general terms in Metrology de la International Organization for Standardization: «Property of a measurement result relating the result to a stated metrological reference through an unbroken chain of calibrations of a measuring system or comparisons, each contributing to the stated measurement uncertainty». La norma ISO 9000:2005 la define como la «Capacidad para seguir la historia, aplicación o la localización de todo aquello que está bajo consideración». Según el Reglamento (CE) Núm. 178/2002 del Parlamento Europeo y del Consejo, es «[…] la posibilidad de encontrar y seguir el rastro, a través de todas las etapas de producción, transformación y distribución, de un alimento, un pienso, un animal destinado a la producción de alimentos o una sustancia destinados a ser incorporados en alimentos o piensos o con probabilidad de serlo».

13 «This strong relational dimension refers to expansive ethics of care […] or relational ethics […] which reduce the physical, psychological and cultural distances separating the Northern consumer from the Southern producer. In accordance with the original propositions of this ethical approach, the agents cement their morality and modify it through their confrontation with the facts, their feelings for others and their own personal story. Ethics are no longer based on a set of universal principles of justice, but are defined through one’s own particular relationships and interactions with others. This leads to the personalization of ethics», en Ballet y Carimentrand (2010: 319-320).

14 «The concept of cooptation has been developed most extensively in the sociological literature on U.S. social movements, beginning with Selznick’s study of the Tennessee Valley Authority (1949), in which he describes cooptation as “the process of absorbing new elements into the leadership or policy-determining structure of an organization as a means of averting threats to its stability or existence”, in either formal or informal ways. The term has since been used to describe the efforts of states or government entities to neutralize the effectiveness of movements for social change. Gamson (1968, 1975) was instrumental in defining cooptation as an outcome in which a minority or movement group becomes institutionalized or is incorporated into the state, but without winning any substantive policy gains. More recently, cooptation has been used to describe the efforts of powerful political and economic actors, such as corporations, to maintain the status quo», en Jaffee y Howard (2009: 389).

15 <http://www.globalexchange.org>.

16 <http://www.amawtaywasi.edu.ec>.

17 <http://www.uciri.org>

18 Primer presidente de la CLAC, durante el periodo 2004-2006, y uno de los dos primeros representantes de los productores latinoamericanos y caribeños en la Junta Directiva de FLO (2003-2006).

19 Presidente de la CLAC por dos periodos consecutivos (2006-2008 y 2009-2010) y actualmente es miembro de la Junta Directiva de FLO como uno de los representantes de los productores de la CLAC.

20 <http://www.cafefemenino.com>.

21 «An example of this pattern can be found in one of Cafe Femenino’s members, Maria Sabina Hernandez Queva. Mrs. Queva and her husband Enrique have worked together for over 35 years. They own and work a small coffee farm high in Agua Azul and a few years ago they decided to split up their property to take advantage of the emergence of Café Femenino. Now they have his and her parcels of land that they farm separately, and Mrs. Queva has emerged from her domestic duties to be an active member of the cooperative and sometimes spokesperson for Café Femenino. More importantly, Sabina has been able to recognize herself not only as a member of a family unit, but also as a breadwinner for the family and an associate in the cooperative structure. Both continue to be members of the larger cooperative structures, and therefore work together in some meaningful senses, but Sabina has been given a voice in both the domestic and public sphere where she did not have it before», en McMurtry (2009: 41).

22 <http://clac-comerciojusto.org/mision-y-vision>.

23 <http://clac-comerciojusto.org/mision-y-vision>.

24 Traducción propia del texto original en inglés: Gendron, Bisaillon y Otero Rance (2009: 76).

25 «A Southern agenda. Initiatives in the Global South have shaped demands for the adaptation of the Fair Trade movement to Southern needs. The Southern agenda is built around four interrelated domains: (1) the need for greater participation in Northern markets by existing and new small producer organizations; (2) the need for changes and adaptations in flo policies and the development of national Fair Trade systems; (3) the need for local and regional Fair Trade aimed at supporting disadvantaged producers and workers and developing fairer markets which do not exclude low income consumers; and (4) the need for changes in the multilateral arena, acknowledging the economic and social asymmetries between the North and the South», Wilkinson y Mascarenhas (2007), «Southern social movements and Fair Trade», en Raynolds, Murray y Wilkinson (2007: 130).

26 <http://www.asc-hsa.org>.

Apontamentos

  • Não há apontamentos.


@ 2012 - PPGS - Revista do Programa de Pós-Graduação em Sociologia da UFPE.

ISSN Impresso 1415-000X

ISSN Eletrônico 2317-5427